Acerca de mí

Estudié Comunicación Social, una carrera que amé y siempre soñé ejercer. Tuve clara mi vocación desde los 14 años. Antes de graduarme, específicamente a mitad de la carrera, comencé a trabajar en calidad de pasante, practicante o aprendiz a fin de ir obteniendo experiencia profesional.
Pero también busqué un empleo porque necesitaba el dinero para mantenerme y poder terminar de estudiar. Si no hubiese trabajado desde tan temprana edad, no hubiese podido culminar la carrera y graduarme.
Luego de ejercer el Periodismo durante más de 8 años, tuve la oportunidad de dar el salto al vacío y comenzar a desarrollarme en el área de Capacitación. Para ello, estudié un postgrado en Recursos Humanos, la carrera que más se acercaba a lo que quería dedicarme.
Amo estar en el aula, amo enseñar y esa área me permitía, dentro de mi horario laboral, dedicarme a la docencia sin tener que pedir permiso ni abandonar mis funciones gerenciales.
Pero no siempre realicé actividades de manera independiente. Cuando en mi país natal Venezuela, se llamó a un paro cívico general en 2002 me vi en aprietos para cumplir con mis obligaciones en casa ya que dependía de un único trabajo y tenía la amenaza fundada de que, si el paro se extendía, quedaría suspendida de mis labores sin salario (ya para ese entonces me lo había rebajado un 50%).
Fue entonces cuando aprendí que nunca puedes depender de una sola fuente de ingresos. Comencé a colaborar como articulista para diferentes medios y eso me daba la oportunidad de seguir ejerciendo mi carrera inicial y además, obtener ingresos extra.
Sin embargo, no fue sino 12 años después, cuando dejé mi trabajo de 8 a 5, para adentrarme en el mundo de emprendimiento.
Mientras escribo estas líneas, trabajo desde casa, y estoy experimentando en mi propia piel el trayecto que han recorrido miles de personas que han dado el salto fuera de la zona de confort para adentrarse en la aventura del emprendimiento.

Yesmin Sánchez

No nací siendo emprendedora, apenas tengo un año dando los primeros pasos, por eso considero que es el momento ideal para compartir mis vivencias contigo, que me lees, y que desde hace tiempo tienes la idea rondado tu cabeza de dejar la estabilidad de tu trabajo para emprender y vivir de tus talentos.
En este perfil no encontrarás reproches ni resentimiento hacia los 20 años que fui empleada en diferentes empresas (pequeñas, familiares, medianas y grupos corporativos), todo lo contrario. Hacia ellas, sus dueños y mis jefes (los buenos y los no tan buenos), siempre expresaré el más profundo agradecimiento.
De no haber sido por esos años de labores no habría aprendido todo lo que ahora estoy aplicando en mi propio emprendimiento. Es más, me atrevo a asegurar que, si no hubiese sido gracias a mis trabajos, ni siquiera hubiera podido terminar mi carrera.
No faltarán momentos en los que nuestro saboteador interno (esa voz que nos cuida y quiere “lo mejor para nosotros”) nos pedirá que dejemos todo como está y que no nos arriesguemos. Créeme que me pasó más de una vez.
Para contrarrestarlo, te invito a convertir tu corazón en una brújula que te recuerde el propósito o para qué estás transitando ese camino y confiar en que ¡Todo va a estar bien!
Yesmin