Blog

Cursos, Oratoria

SUPERA EL MIEDO A HABLAR EN PÚBLICO CON ESTOS 5 TIPS

SUPERA EL MIEDO A HABLAR EN PÚBLICO CON ESTOS 5 TIPS

Nacimos con la capacidad innata para comunicarnos. Entonces ¿por qué al 75% de las personas en el mundo les genera miedo a hablar en público? En este artículo conocerás 5 tips para superar este temor tan común.

Nadie nace con miedo a hablar en público

Reflexionemos un momento. Ciertamente, nadie nace con miedo a hablar en público. Si así fuera, la capacidad de comunicarnos verbalmente ya se habría extinguido.

Imaginemos a un niño que está aprendiendo a hablar, su emoción es la alegría, no teme equivocarse, balbucea y va aprendiendo palabras hasta que por fin aprende a hablar.

Todavía pasará algún tiempo, seguramente hasta los seis o siete años que sus padres y maestros le seguirán corrigiendo las palabras que no pronuncie correctamente pero eso no lo desanimará de seguir hablando y mejorando cada vez.

Entonces, ¿cuál es ese momento en el que una persona comienza a tener miedo a hablar en público?

Es probable que algún evento del pasado te haya marcado tanto que ahora asocies esa experiencia desagradable con el momento de hablar en público.

La buena noticia es que todos esos malos recuerdos del pasado se pueden reprogramar para convertirlos en combustible para superar el miedo escénico.

Tip 1: Recuerda que tu audiencia es humana

Una de las recomendaciones más importantes para superar el temor a hablar en público es entender que tu audiencia está constituida por humanos, comunes y corrientes, que sienten y padecen, que tienen miedo escénico, igual que tú.

La misma estadística del inicio, que indica que el 75% de las personas presenta algún tipo de temor al hablar en público es altamente revelador: significa que esa proporción se cumple también en tu audiencia.

Quienes te están observando, les temblarían las piernas de tener que estar en tú lugar y siempre sentirán que eres valiente y arriesgado en exponerte ante ellos.

¿Ves la diferencia entre ser víctima del miedo y asumirlo como combustible entendiendo que cualquier de tu audiencia estaría aterrada de presentarse en público?

Tip 2: Ten claro tu tema

Una de las principales razones por las cuales nos atacan los nervios y la inseguridad al hablar en público es porque no nos tomamos el tiempo suficiente para determinar cuál es nuestro tema.

No importa cuánto sepamos de una materia, si no sabemos delimitar el tema que vamos a abordar en la presentación corremos el riesgo de hablar demasiado, divagar, dispersarnos y no llegar al punto que queríamos con la charla. Como espectadores, ¿cuántas veces no nos hemos perdido en el discurso de otro porque quiere abarcar tanto que al final no dice nada?

Si tenemos claro nuestro tema, la estructura de la presentación tendrá coherencia y cada palabra o frase tendrá un sentido específico, aumentando nuestra seguridad y disminuyendo nuestro temor a encarar a la audiencia.

Tip 3: Ten claro tu propósito

Ahora bien, ya tienes claro el tema del que vas a hablar y has logrado delimitarlo lo más preciso posible. Es el momento de revisar el propósito de tu presentación.

Cuando planeas una presentación, debes tener claro con qué propósito la estás haciendo: convencer, entretener, persuadir, educar, sensibilizar, confrontar, entre otros. Cada uno de estos propósitos tienen una estructura específica, un lenguaje, una coherencia que, en conjunto, te permitirán acercarte mucho más al éxito.

Si no tienes claro el propósito, la audiencia lo percibirá y esto hará mella en tu capacidad de mostrar seguridad al hablar.

Tip 4: Conecta con tu audiencia

Las personas escuchan con atención a aquellos con quienes se conectan. Nos conectamos con quienes nos cuentan historias que se parecen a nosotros, con quienes actúan como un espejo de alguna situación que hemos experimentado en el pasado, con quienes nos muestran sus sueños y anhelos y sobre todo con quienes se muestran vulnerables y humanos.

Nadie se conecta con la perfección del que todo le sale bien y nunca ha fracasado, con el que tiene todo bajo control y su vida es soñada. De hecho, la mayoría de las veces, eso genera rechazo.

Cuando te conectas a un nivel más profundo con tu audiencia y resuenas con ella, tus miedos retroceden y logras la tan ansiada fluidez al hablar en público.

Tip 5: Sé auténtico

Al hablar en público, muéstrate tal como eres, sin poses, sin máscaras. Sé auténtico a tu esencia y verás cómo haces la diferencia con tus niveles de nerviosismo al presentar.

Involucra a la audiencia en tu discurso, cada cierto tiempo, pídeles que levanten la mano para votar o ejemplificar un punto de tu charla. A las personas les gusta sentirse incluidas y tomadas en cuenta.

Siempre que puedas, habla en primera persona. Imagínate que estás charlando con un buen amigo sobre un tema que es de interés para ambos. ¿Cómo lo harías? ¿qué le dirías? Aplica lo mismo para desarrollar tu discurso y verás cómo el miedo a hablar en público pasará a ser parte del pasado.

Emprendimiento

DE EMPLEADO A EMPRENDEDOR EN 5 PASOS

Photo by @rawpixel @unsplash

DE EMPLEADO A EMPRENDEDOR EN 5 PASOS

Ser emprendedor cuando aún eres empleado no es un sueño imposible.

Lo primero que quisiera compartirte es que nunca fui fan de desmerecer el hecho de trabajar para un tercero con esas frases tipo “si no trabajas por tus sueños, terminarás trabajando por los sueños de otros”. Eso me parece mezquino y malagradecido.

¿Por qué lo digo? Porque estar empleado es la más maravillosa oportunidad de practicar, aprender y muchas veces echar a perder con el dinero ajeno. A ver, ¿qué es lo peor que te puede pasar cuando eres empleado y metes la pata? ¿Que te despidan? Pues cuando eres emprendedor los errores cuestan caro bien sea en términos monetarios o de tiempo, esfuerzos o trayectoria.

También el tener experiencia como empleado brinda la oportunidad de ver el negocio (cualquiera que sea) desde la óptica del personal y enseguida vas generando un inventario de lo que te gustaría hacer cuando tengas tu empresa, pero también de lo que nunca harías cuando tengas tu compañía, desde el punto de vista del empleado.

El intraemprendimiento: emprender cuando aún eres empleado

Es cierto que existen muchos emprendedores que nacieron con el talento innato de trabajar para sí mismos y nunca fueron empleados, ni siquiera pasantes, los respeto y me parece genial pero si me preguntaran si preferiría ser empleada y luego emprender, siempre escogería esa opción porque es a través de la cual he aprendido mucho más y de manera vivencial del proceso completo.

Lo que sí recomiendo, si actualmente estás empleado y deseas dar el paso a emprendedor, es comenzar a desarrollar una actitud emprendedora desde ya y no esperar a registrar tu compañía o tener tu primer cliente para comenzar a hacerlo.

Esto significa un cambio de paradigma importante, ya que implica atender a tus clientes internos en tu trabajo como si fueran clientes de tu emprendimiento. Por eso el tema de actitud, ¿por qué si no eres capaz de amar y esmerarte en tu trabajo como empleado qué te hace pensar que sí lo harás cuando seas emprendedor?

Tal vez has escuchado esa frase que dice “vístete para el trabajo que quieres” pues aquí cabría la adaptación de “compórtate como el empleado que te gustaría contratar para tu emprendimiento”. Entiendo que suene un poco disruptivo decirte que te enamores y apasiones de tu trabajo actual, si precisamente estás leyendo esto porque quieres dejarlo pero todo tiene su explicación.

Durante los 12 años que trabajé en mi última experiencia laboral, siempre tuve la oportunidad de innovar y emprender dentro de mi área, ya que tuve la dicha de que mis supervisores me dieron un buen nivel de autonomía para crear y crecer. De esta forma, pude aprender a manejar proyectos, proponer soluciones, innovar en la forma de abordar las problemáticas y eso fue una experiencia maravillosa que me ha servido para ahora estar en la posición de emprender.

Entiendo que no siempre esas condiciones ideales están dadas y que muchas veces en las empresas cometen errores que aniquilan la iniciativa y la actitud innovadora de sus colaboradores pero incluso así, creo que estar empleado te da un margen para el aprendizaje increíble.

Si fueras dueño de una empresa ¿Te contratarías?

Pero ¿cómo desarrollar esa actitud emprendedora cuando aún estás trabajando? Lo primero es preguntarte: Si yo fuera dueño de esta empresa ¿cómo haría esto?

Insisto en el tema de la actitud porque puede hacer la diferencia entre lo que somos hoy y lo que queremos lograr en el futuro. Observa esta historia a continuación:

“Un viejo carpintero decidió retirarse. Le comunicó a su jefe que, aunque iba a extrañar su salario, necesitaba retirarse y estar con su familia. El jefe se entristeció mucho con la noticia porque aquel hombre era su mejor carpintero. Decidió pedirle de favor que le construyera una última casa antes de retirarse. El carpintero aceptó la proposición y empezó la construcción de su última casa pero, a medida que trabajaba sintió que su corazón no estaba de lleno en el trabajo. Arrepentido de haber aceptado la petición de su jefe, el carpintero no puso el esfuerzo y la dedicación que acostumbraba poner en el trabajo. Cada casa la había construido con gran esmero, pero ya estaba cansado y sentía que su jefe le había presionado para hacer una casa más.

Cuando el carpintero terminó la casa, el jefe vino muy contento y le entregó la llave de aquella diciéndole: «Esta es tu casa. Es mi regalo para ti y tu familia por tanto años de buen servicio». El carpintero sintió que el mundo se le iba… Si tan solo él hubiese sabido que estaba construyendo su propia casa, lo hubiese hecho todo de una manera diferente” (Fuente: http://www.corazones.org/articulos/anecdotas/carpintero_ultima_casa.htm)

Reflexionemos

¿Cómo eres hoy en día como trabajador? Si fueras emprendedor ¿te contratarías a ti mismo para tu proyecto? La buena noticia es que puedes hacer los ajustes necesarios para cambiar lo que desees e incentivar tu actitud intraemprendedora para practicar mientras llega tu momento de iniciar tu propio proyecto. Además del aprendizaje, la actitud emprendedora te dejará contactos que luego se convertirán en tu red de soporte que te permitirá iniciar con buen pie tu primera base de datos de clientes potenciales para cuando emprendas.

¡No pierdes nada y ganas mucho así que despierta tu actitud emprendedora!

Escritura

Bautizo del libro Feliz donde sea

Una de las mayores emociones de la vida es escribir un libro, pero nada se compara con compartirlo con seres queridos, medios y amigos. Esto fue lo que se vivió durante el bautizo del libro Feliz donde sea el pasado 20 de junio en La T de Chuao, Caracas. Venezuela.

La periodista y conferencista venezolana Yesmín Sánchez presenta su segundo libro “Feliz donde sea”, una obra que busca demostrar que las circunstancias que nos rodean, no nos definen.
Con prólogo de Eli Bravo, la autora resume la esencia de esta nueva publicación: “El lugar en donde vives; no te define. No se trata de geografía, conozco gente infeliz que vive en Suiza y me conozco a mí que vivo en Venezuela y soy feliz. Tu historia no te define”.
La autora plantea que si ella puede ser feliz en la Venezuela de hoy; tú podrás ser feliz donde sea. Este libro aborda el tema desde su experiencia. «No soy coach, ni motivadora, ni ninguno de esos oficios que se han vuelto tendencia últimamente. No soy una persona superdotada o extraordinaria. Más bien siempre me he considerado bastante promedio.
Solo soy ‘un ser espiritual viviendo una experiencia terrenal’ como diría Brian Weiss».
Para Yesmín Sánchez «escribir este libro se alinea con mi propósito de vida. Necesitaba encontrar un PARA QUÉ que conectara con todo lo que está pasando en el mundo de hoy y que me reenfocara en las razones por las cuales me tocó vivir en esta época».
Su primer libro, “De empleado a emprendedor en 5 pasos” gira en torno al proceso personal que transitó luego de trabajar 20 años en el mundo corporativo y dedicarse a un emprendimiento de comunicaciones.
Un lugar común: emprender
Uno de los aprendizajes derivados de su primer libro, está orientado hacia el fortalecimiento y aprovechamiento del capital relacional. “Es muy útil conectar con personas que te aporten y nutran. Crear ese círculo virtuoso genera oportunidades que son muy valiosas para la consecusión de nuestro emprendimiento”, compartió Yesmín Sánchez.
Así, la concreción de “Feliz donde sea” como producto impreso es resultado de una alianza con Negrita y Cursiva, un emprendimiento venezolano con alcance global, que apuesta firmemente al talento emergente.
“El valor de la lectura es incalculable, como editorial estamos muy interesados en preservarlo y ser vehículo para que, siendo tan fundamental para el desarrollo de un país, junto a emprendedores y noveles escritores logremos un producto de calidad que nutra la cultura de nuestro país”, compartió Valeria Blanco, CEO de Negrita y Cursiva.
Negrita y Cursiva apoya a los emprendedores, asesorándolos gratuitamente sobre autopublicación, derecho de autor, tendencias editoriales, estrategias de ventas para impulsar el talento de escritores novatos o inéditos incluso en mercados cuya cultura de lectura es baja.
Feliz donde sea se encuentra disponible en Amazon, físicamente en Artesa Café de tiendas Bima del CC Plaza La Boyera; Aroma Di Caffè en el CC Los Naranjos y en el Impact Hub; Katara Espacios. Próximamente serán anunciados otros puntos a través de la cuenta en Instagram @Felizdondesea